La Casa Azul: un espacio para conocer a Frida Kahlo

“Jamás, en toda la vida, olvidaré tu presencia. Me acogiste destrozada y me devolviste entera, íntegra”, así se refirió Frida Kahlo a la casa ubicada en la colonia Del Carmen en Coyoacán, donde vivió gran parte de su vida y que hoy se conoce como La Casa Azul.

La Casa Azul (que obtuvo su nombre por el color de su fachada) fue el hogar de Frida desde su nacimiento, pues sus padres Guillermo Kahlo y Matilde Calderón comenzaron a vivir ahí en 1904 (tres años antes de su nacimiento). La construcción, que en un principio tenía un terreno de 800 metros cuadrados, está diseñada siguiendo el estilo de la época, con patio central al que ven los diferentes cuartos.

Aunque después de casarse por primera vez en 1930, Frida y Diego vivieron en distintas ciudades entre las que se incluyen Cuernavaca, San Francisco, Detroit y Nueva York, al regresar a la Ciudad de México no se fueron lejos de la casa familiar de Frida (vivían en San Ángel) y eventualmente regresaron a Coyoacán.

Este espacio, además, no fue sólo un refugio para Frida, sino también para distintas personalidades de la época. De hecho, el intelectual ruso León Trotsky y su esposa Natalia vivieron ahí por dos años.

Cuándo se convirtió en museo

Tanto Kahlo como Rivera tenían la idea de donar al pueblo de México su obra y sus bienes, por lo que, tras la muerte de Frida en 1954, Diego le pidió al museógrafo Carlos Pellicer (amigo muy cercano a la pareja) que se encargara de convertir el hogar de Frida en un museo. Cuatro años más tarde, en 1958, la casa se abrió al público y se convirtió en un homenaje a la vida cotidiana de la pintora.

5 datos sobre la Casa Azul

  1. Su exposición permanente tiene más de 60 años y preserva el ambiente y las cosas entre las que vivieron Frida y Diego.
  2. La urna con las cenizas de la pintora descansa sobre un tocador.
  3. No sólo se pueden admirar las obras y pertenencias de Frida, sino también arte mexicano popular (la colección personal de Frida y Diego).
  4. Antes de morir, Diego le pidió a su mecenas y amiga Dolores Olmedo que, por un lapso de 15 años, no se abriera el baño de la que fue su recámara en la Casa Azul. Se dejó cerrado también el baño de la recámara de Frida.
  5. Actualmente, se puede ver también la exposición “Las apariencias engañan: los vestidos de Frida Kahlo”, la primera muestra que exhibe el guardarropa de la artista.

¿Quién la administra?

En 1955, Diego Rivera creó un fideicomiso, el cual tiene como fin operar y mantener el Museo Frida Kahlo-Casa Azul y el Museo Diego Rivera-Anahuacalli (su museo hermano). Diego dejó como responsable al Banco de México, quien además tiene los derechos de las obras de Frida Kahlo y es el encargado de autorizar todas las reproducciones que se hagan de estas, como, por ejemplo, la muestra audiovisual “Frida La Experiencia Inmersiva” que se presentó durante 2021 y 2022 en el Frontón México. Todas las ganancias, tanto de los museos como de estas alianzas, se usan para preservar ambos espacios.

Los espacios de Frida y Diego en el sur de la ciudad

La Casa Azul no es el único espacio que forma parte de la historia de Frida y Diego, de hecho, no es ni siquiera el único espacio en el sur de la ciudad. Por lo que, quienes quieran hacer el recorrido completo, tienen que visitar también estos museos.

Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo

Este espacio diseñado por Juan O’Gorman fue la casa-estudio tanto de Diego como de Frida cuando regresaron de vivir en Estados Unidos. El espacio en sí es muy especial, pues fue una de las primeras estructuras arquitectónicas funcionalistas en Latinoamérica

Museo Anahuacalli

Muy distinto a La Casa Azul, Diego comenzó la construcción de este recinto en 1941, pues quería tener un espacio donde pudiera mostrar su colección de piezas prehispánicas y que se sintiera en sí mismo como una pieza arquitectónica que uniera el pasado con el presente.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Suscríbete
Aquí

Estás a un click de comenzar a recibir Arteando

 

Recibe Noticias

 

Arte para los inexpertos