4 museos que debes de conocer por su arquitectura

Las colecciones que se encuentran dentro de los museos, ya sean históricas o artísticas, no son la única razón para visitar estos espacios culturales (y no estamos hablando de ir a tomarse fotos… o sí). Muchos de ellos, especialmente en las últimas décadas, se han convertido en experiencias artísticas en sí mismos, pues sus diseños arquitectónicos son tan especiales como las piezas que resguardan. Aunque existen muchos ejemplos, aquí te dejamos cuatro que han experimentado con la manera en la que el arte se puede presentar y han dejado las estructuras clásicas de los museos muy atrás.

Museo Guggenheim

*Dónde se encuentra: Nueva York

* Quién lo diseñó: el arquitecto Frank Lloyd Wright

* Tipo de arte que se exhibe: piezas del siglo XX que van desde el cubismo y el surrealismo hasta el expresionismo abstracto.

Quizá el primer museo en desafiar cómo deberían de ser estas instituciones. Este edificio circular, diseñado a lo largo de 15 años por Frank Lloyd Wright, es considerado por muchos como una obra de arte en sí misma (incluyendo el mismo arquitecto quien lo “firmó” al terminarlo). En el interior, las obras están expuestas alrededor de una rotonda con una rampa que se inclina hacia arriba y da vueltas y vueltas (cualquier parecido con el Soumaya es pura coincidencia).

Originalmente se suponía que los visitantes debían comenzar en la parte superior de la rotonda y avanzar hacia abajo. También surgió la idea de pintarlo de rojo, pero después fue rechazada. Aunque se encontró con muchas críticas cuando fue inaugurado en 1959, ahora se trata de una de las atracciones más conocidas de Nueva York.

Museo de Arte de São Paulo

* Dónde se encuentra: São Paulo en Brasil

* Quién lo diseñó: la arquitecta Lina Bo Bardi

* Tipo de arte que se exhibe: pinturas, esculturas, dibujos y grabados europeos

Obra de la arquitecta brasileña nacida en Italia, Lina Bo Bardi, este edificio de vidrio, que fue inaugurado en 1968, se encuentra suspendido por cuatro grandes columnas rojas, dejando el espacio inferior libre. A través de los años, esta plaza ha servido como centro de reunión para los residentes de São Paulo, quienes lo han utilizado desde para realizar mercados, hasta para organizar marchas.

En el interior, el museo consiste en dos plantas de espacio de exhibición en donde las obras son colocadas en una especie de “caballetes” de vidrio colocados sobre bloques de concreto. De esta manera, los asistentes pueden observar tanto la parte delantera como trasera de las obras.

Museo Nacional de Historia y Cultura Africana

* Dónde se encuentra: Washington, D.C.

* Quién lo diseñó: el arquitecto David Adjaye

* Tipo de arte que se exhibe: piezas de historia y arte afroamericanas

Uno de los edificios más llamativos del National Mall en Washington, D.C. (que forma parte del Smithsonian). Este museo es al mismo tiempo un monumento, pues su estructura está inspirada en la historia de los afroamericanos y su fachada, en lugar del clásico mármol blanco de los museos, usa el color bronce como tono predominante.

La galería subterránea, conocida como “la cripta” es la más oscura, seguida por los niveles centrales enfocados en la migración y coronada por el espacio más iluminado, donde se expone el “ahora” y donde priman las artes. Desde su inauguración en 2016, el arquitecto David Adjaye recibió elogios por la manera en la que hizo al museo parte de la exhibición.

Museo de Arte Contemporáneo Niterói

 * Dónde se encuentra: Niterói en Brasil

* Quién lo diseñó: el arquitecto Oscar Niemeyer

* Tipo de arte que se exhibe: arte contemporáneo brasileño

Aunque pareciera que está inspirado en un OVNI (y el mismo Oscar Niemeyer, el arquitecto, jugara con esta idea), la realidad es que el edificio fue diseñado pensando en parecer una flor que brota de la tierra. Además de lo extraño y llamativo de la estructura, su locación también es muy especial, ya que al estar al borde un acantilado, ofrece vistas panorámicas de Río de Janeiro.

Gracias a la fila de ventanas que rodea el edificio, el interior está repleto de luz y de muebles diseñados por la hija del arquitecto, Anna Maria Niemeyer. Los visitantes que se acercan al edificio retrofuturista, lo hacen a través de un camino rojo y lleno de curvas que sigue recordándonos a una experiencia fuera de este planeta.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Suscríbete
Aquí

Estás a un click de comenzar a recibir Arteando

 

Recibe Noticias

 

Arte para los inexpertos