“Como agua para chocolate” ahora es un ballet

Seguramente en algún momento has escuchado el título de Como agua para chocolate, ya sea para referirse a una película (muy buena, por cierto) o a un libro (aún mejor). Bueno, pues la trágica historia de Tita que en su versión literaria se encuentra acompañada de 12 recetas (una por cada capítulo) ahora llega al escenario, pero no como obra de teatro, sino como ballet.

No te emociones de más, todavía no llega a México.  La obra de Laura Esquivel proporcionó la base para el nuevo trabajo del coreógrafo Christopher Wheeldon (parte del Royal Ballet), quien adaptó la novela mexicana y la trasformó en un espectáculo dancístico.

Aunque el ballet, que también cuenta con la participación de Alondra de la Parra, se estrenó en Londres hace justamente un año, la semana pasada regresó a los titulares gracias a su estreno en la Metropolitan Opera House de Nueva York. (Esperemos que su siguiente parada sea la CDMX). 

Pero ¿de qué va la trama?

Si la verdad nunca has leído (o visto) Como agua para chocolate, no te preocupes, si todo sale bien esta sinopsis te dejará con más ganas buscarlo y comenzarlo a leer. La historia, que está situada en Coahuila durante la Revolución Mexicana, comienza con el nacimiento de Tita la última de tres hermanas.

Tita, quien desde bebé pasó todo el día en la cocina porque lo único que hacía que dejara de llorar era el olor a sopa, encuentra en la preparación de los platillos algo mágico y maravilloso; sin embrago, todo se complica cuando, a los 15 años, se enamora de su vecino Pedro, quien le corresponde e incluso va a pedir su mano en matrimonio.

Pero ¿cuál es el problema? Bueno, pues según la tradición de la familia de Tita, la hija menor no puede casarse, pues le corresponde hacerse cargo de su madre hasta que ella muera. 

Recetas, amor y locuras familiares = realismo mágico 

La novela está catalogada como realismo mágico, un término que seguro escuchaste en tus clases de literatura de la prepa y que hace referencia al movimiento literario que surgió en Latinoamérica en la década de 1930, pero que tuvo su boom en 1960 y 1970.

En esta corriente, como sólo podía pasar en una cultura donde lo simbólico es igual de importante que lo real, se mezclan eventos insólitos e incluso “mágicos” con la vida cotidiana sin que estos alerten o extrañen a ninguno de los personajes. Por ejemplo, en La Casa de los Espíritus de Isabel Allende (otro gran libro) el que Clara vea fantasmas y hable con ellos es sólo un evento más en el día a día de la familia Trueba. 

Entonces ¿qué tiene de mágica esta historia?

En el caso de Como agua para chocolate, la magia está ligada a una de las pasiones más grandes de Tita: la cocina. Por la muerte de su esposo, a Mamá Elena se le secó la leche y no pudo alimentar más a Tita. Por esto, Nacha (la cocinera) le preparaba un té especial, el cual hizo que Tita desarrollara un don. 

De una forma inexplicable (como es normal en este género) los platillos que cocinaba quedaban impregnados de las emociones que sentía, las cuales eran trasmitidas a quienes los comían. Como cuando Mamá Elena le ordenó hacer el banquete de bodas de su hermana y una “intoxicación rara” hizo que todos los invitados lloraran y sintieran una gran melancolía. 

Sigue leyendo este género…

Si te llamó la atención este género y te gustará explorar otros autores. Aquí hay otros libros que puedes (y debes) de leer. Seguramente alguno incluso te lo dejaron en la escuela (no lo juzgues, no fue su culpa).

Pedro Páramo de Juan Rulfo 

Este relato cuenta la historia de Comala, un lugar misterioso y vació, pero que vuelve a la vida cuando Juan Preciado, un extraño, llega al pueblo buscando a su padre y descubre toda su historia.

La Casa de los Espíritus de Isabel de Allende

Esta novela narra la vida de cuatro generaciones de una familia chilena, la cual pasa por todo tipo de acontecimientos, desde visitas de familiares muertos, hasta revoluciones y secuestros. 

El rastro de tu sangre en la nieve de Gabriel García Marques

Si quieres empezar con un texto más corto, este cuento (que forma parte del compendio titulado 12  Cuentos Peregrinos) es perfecto, pues cuenta con un balance ideal entre drama, acontecimientos inexplicables y un problema con una rosa. 

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Suscríbete
Aquí

Estás a un click de comenzar a recibir Arteando

 

Recibe Noticias

 

Arte para los inexpertos